El amor: placer sangral

El amor como un esperanza desmedida.

Un advenimiento eternamente postergado.

Un beso que no es a quien no corresponde.

Un gemido nocturno que no se decide por la queja o el placer sangral.

El amor como la estepa

Como la montaña

Como un síntoma que no será tratado

Como un río virtual siempre igual, siempre el mismo

El amor como veneno y antídoto

Como plegaria y maldición

Como amo feroz y esclavo delirante

Como explicación y teorema

Como todo y después

Como el Big Bang de una casa maestra

donde viven los saltimbanquis, los magos y las musas

Como el océano tan lejano pero tan dentro

Como la voz del flamenco

Diametralmente opuesto a la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: