Mata vivir

Unos pocos gramos de sal. No más de cinco minutos de celular. Dos sorbos de vino. Sexo monogámico, controlado y seguro. Comida sana, sin grasas trans. Lechuga lavada sin la famosa E. coli. Carne hipercocinada. Casi nada de sol. Poco aceite. Cero tabaco.

Vivir se está volviendo una tarea sumamente complicada. O, al menos, con altísimas dosis de limitaciones. Vivir, o perseverar en el intento, implica hacer casi todo en dosis homeopáticas.

El artículo completo en “Río Negro”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: