Aquel momento

Unos tras otros, los momentos abandonan el escenario de los hechos.
Pasan corriendo como niños que juegan a la mancha y nosotros, demasiado viejos para alcanzarlos o demasiado tontos para entenderlos, los vemos perderse por el fondo a la derecha o a la izquierda.
Inexorablemente se irán.
Aunque estén aquí y ahora frente a nuestras narices, en breve, no estarán.
Tenemos el triste consuelo de volvernos conscientes de lo significativa que era tal o cual persona o situación cuando ésta ha desaparecido de nuestro mundo.
Cuando es un recuerdo.

El artículo completo aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: