Un renacentista

Publicado en diario “Río Negro”

Ethan Hawke es producto de la imaginación de su madre. Al menos, esto le ha dicho tiempo atrás el protagonista de “Antes del Amanecer” a “The New York Times”. Uno debe inferir que la madre del actor posee una imaginación prolífica.
Actor, director de cine y teatro, músico (ejecutante de violín clarinete y flauta), escritor pero sobretodo actor, Hawke no ha querido limitarse a las bondades de un único arte.
Sus intentos fueron mucho más allá con resultados desparejos. Pero qué importa, su idea de realización total es lo que cuenta en un proceso que lo ha convertido en una de las figuras más…más…más singulares e inclasificables del universo Hollywood.
Su participación en “La sociedad de los poetas muertos”, como ese chico tímido y torturado incapaz de pronunciar los demonios que lo acosaban en sus noches solitarias y tristes, no dejaba ningún lugar a dudas: Hawke sería una estrella de cine con todas las letras.
Para su bien, en el camino hacia el estrellato, el chico se malogró. En realidad, partió torcido. Hijo de padres separados, post hippies, poco tradicionales ellos también. Su madre vive en Rumania ayudando a la comunidad gitana; su padre, un cerebro, vive en Indiana donde es analista económico. De tales palos, pues, la astilla.
Con los años Hawke ha sido el intérprete de personajes que parecen escritos especialmente para él. Comenzando por Todd Anderson, el estudiante de “La sociedad de los poetas muertos”, pasando por el cool-rebelde y filosófico Troy Dyer de “Generación X”, y Jake Hoyt, el novato que acompaña al desalmado, corrupto y letal Alonzo Harris compuesto por el gran Denzel Washington (“¡Hoooooyyyyyttt!”, grita desesperado su apellido el chico, antes de que una banda de mexicanos tatuados y muy drogados le peguen un balazo entre las cejas, una actuación brillante que casi le procuró un Oscar), hasta llegar a Jesse Wallace, el chico americano que se enamora de una hermosa francesita –Céline (Julie Delpy)– en un tren con destino a Budapest en “Antes del amanecer”.
En todos, podrás encontrar bastante de Ethan Hawke. Pero si hubiera que quedarse con uno de ellos como la representación más cercana al actor, habría que elegir a Wallace (sobretodo el de “Antes del atardecer”). Su álter ego cabal.

De haber podido mantener una conversación con Dios, Ethan Hawke le hubiera pedido ser escritor. Con mayúsculas. Como Hemingway. Como Borges. Como Tennessee Williams, su tío abuelo por parte de su padre. En fin, como los escritores que dejan huella en la mentes de millones de personas, generación tras generación.

Pero no, Dios fue inescrutable y lo hizo bien parecido, inteligente, seductor y talentoso actor.

A Hawke, sin embargo, no le basta. Tiene un par de novelas publicadas –”The Hottest State”, llevada al cine bajo su dirección, con la que recaudó apenas un puñado de dólares, y “Ash Wednesday”– que seguramente, descansan en la mesa de luz de algunos de sus fans, e irá por la siguiente. El actor probablemente intuye que la literatura, si triunfas en ella por supuesto, es un arte que puede volverte eterno. En tanto que el cine es impredecible a este respecto.
Tampoco puede quejarse, el cine paga sus cuentas y sus numerosos proyectos. Y tiene dos hijos, una nena y un varón, producto de su relación con Uma Thurman (estuvieron casados 6 años para envidia brutal de Quentin Tarantino).
Cada tanto, sin que se vuelva crónico, Hawke ha ido matizando su carrera con películas que lo exponen de un modo en que jamás los harán sus esfuerzos independientes.
Protagonizó la entretenida “Asalto al precinto 13” y fue parte, junto a Nicolas Cage, de “El señor de la guerra”.
El año pasado volvió a los protagónicos con un filme taquillero: “Daybreakers”. Hawke interpreta a Edward Dalton, un científico que intenta, sin mucha suerte, crear un sustituto de la sangre humana con el fin (un propósito íntimo) de liberar de la esclavitud a los seres humanos.
Entre el deber y el placer, Hawke-Dalton alimenta los motivos de su lucha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: