Kate Moss, la belleza frágil

Dos fotos de Testino. Y una, dormida, que apareció en “The Sun”.

“Fue la época de las chicas más rellenas como Cindy Crawford. Las personas se sorprendieron al ver lo que llamaban un “chiquito abandonado”. ¿Qué puede uno decir? ¿Cuántas veces puedes decir: no soy anoréxica?”

La desnudez de Kate Moss no desnuda nada. O casi nada. Su cuerpo delgado y frágil no deja espacio a la mentira. No insinúa. No oculta. No guarda.
Existe una suerte de redundancia cuando Kate Moss se fotografía tal como dios la trajo al mundo. Kate Moss desnuda es Kate Moss vestida. Y viceversa.
Bajo el nombre nada original de “Kate Moss by Mario Testino”, editorial Taschen publicó un libro, del que sólo se venderán 1500 ejemplares, con imágenes del fotógrafo peruano, quien dice haber conocido a Moss en su adolescencia llorando detrás los bastidores de un desfile.
A su belleza desvalida, Moss le sumó la gracia de la incorreción. Así su defecto se transformó en una de sus mayores virtudes y atractivos.
Moss es un modelo arriba de la pasarela y un antimodelo abajo, con lo cual consigue amplia atención sobre sí misma en todo momento. Borracha en una fiesta interminable que se prolonga por días, meses y años, inclinada como en una plegaria frente a tres líneas de cocaína, enamorada de todos los chicos incorrectos del mundo, sobria a la fuerza, ebria pero alegre, princesa demacrada en eterno retorno.
Mucho más allá del modelaje, pero mucho más cerca de la vida misma, Moss es noticia por lo corrompida que puede mostrarse su perfección. El extraño puzzle que la atraviesa también la reinventa cada cierto tiempo. Es esta una de las razones más poderosas por las que a sus treinta y tantos, Moss sigue atrayendo a las masas y a los anunciantes. Antes que envejecer, cambia.
Es su peligrosa inestabilidad, su mirada perdida como buscando búrbujas de colores en el aire, son sus movimientos de felino dopado y fuera de lugar, lo que marca la diferencia, lo que le permite expresar acaso sin pretenderlo lo que ninguna otra estrella del firmamento fashion.
Del Olimpo del modelaje es Kate Moss quien mejor encarna la figura de la diva fatal popularizada por el cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: